VER SI HAY SIGNOS GENERALES DE PELIGRO

 

En TODOS los niños enfermos es necesario descartar primero si hay signos generales de peligro.

Un signo general de peligro está presente si:

 

  • el niño vomita todo
  • el niño no puede beber o tomar el pecho
  • el niño ha tenido convulsiones
  • el niño está letárgico o inconsciente

 

Un niño que presente un signo general de peligro tiene un problema grave. En su mayoría, los niños con un signo general de peligro necesitan ser referidos URGENTEMENTE al hospital, ya que puede que necesiten recibir tratamiento con antibióticos inyectables, oxígeno u otros, que tal vez no se hallen disponibles en su servicio de salud. Complete el resto de la evaluación inmediatamente.

Este es el primer recuadro de la columna "Evaluar", que le indica cómo verificar si hay signos generales de peligro.

VERIFICAR SI HAY SIGNOS GENERALES DE PELIGRO

PREGUNTAR: OBSERVAR:


• Verificar si el niño está letargico o inconsciente

•¿Puede el niño beber o tomar el pecho?
•¿Vomita el niño todo lo que ingiere? 
•¿Ha tenido el niño convulsiones?

Un niño que presente cualquier SIGNO GENERAL DE PELIGRO necesita atención DE URGENCIA. Referir al hospital; completar de inmediato el examen y administrar el tratamiento indicado antes de referirlo.


Para ver si hay signos generales de peligro:

PREGUNTAR: ¿El niño, puede beber o tomar el pecho?

Un niño tiene el signo "no es capaz de beber ni de tomar el pecho" si está demasiado débil para beber y no consigue succionar o tragar cuando se le ofrece algo de beber o el pecho.
Cuando le pregunte a la madre si el niño es capaz de beber, cerciórese de que comprende la pregunta. Si ella dice que el niño no es capaz de beber ni de mamar, pídale que le describa qué ocurre cuando ella le ofrece algo para beber. Por ejemplo, ¿puede el niño llevarse líquido a la boca y tragarlo?
Si usted no está seguro de la respuesta de la madre, pídale que le ofrezca al niño un sorbo de agua potable o leche del pecho. Obsérvelo para ver si el niño traga el agua o la leche.

El niño que toma el pecho puede tener dificultad para succionar si tiene la nariz tapada. De ser así, límpiesela y pida a la madre que dé de mamar.

PREGUNTAR: ¿Vomita el niño todo lo que ingiere?

El niño que no retiene nada de lo que toma tiene el signo "vomita todo."
Todo lo que ingiere lo devuelve. El niño que vomita todo no podrá retener alimentos, líquidos ni medicamentos de administración oral. No se trata de un niño que vomita varias veces pero que puede retener algunos líquidos.

Hágale esta pregunta con palabras que la madre entienda. Dele tiempo para responder.
Si la madre no está segura de que el niño vomita todo, ayúdela a responder claramente. Por ejemplo, pregúntele con qué frecuencia vomita el niño. Pregúntele también si cada vez que el niño traga alimentos o líquidos, los vomita.
Si no está seguro de la respuesta de la madre, pídale que le ofrezca algo de tomar al niño. Fíjese si el niño vomita.

 

PREGUNTAR: ¿Ha tenido convulsiones el niño?

Durante una convulsión, los brazos y las piernas del niño se ponen rígidas.
Tal vez haya pérdida de conocimiento, o quede todo flojo (hipotónico) o no sea capaz de responder a lo que se le dice.

Es importante establecer si el niño tuvo convulsiones durante la enfermedad actual. Use palabras que la madre entienda. Por ejemplo, es posible que para ella las convulsiones sean "ataques" o "espasmos".

 

OBSERVAR: Vea si el niño está letárgico o inconsciente

Un niño letárgico no está despierto y alerta cuando debería estarlo.
Está adormecido y no muestra interés en lo que ocurre a su alrededor. A menudo el niño letárgico no mira a su madre ni lo mira a usted mientras habla. Puede tener una mirada vacía, sin expresión y, aparentemente, no darse cuenta de lo que pasa a su alrededor.

Es imposible despertar a un niño inconsciente. No responde si se le toca, sacude o habla.

Pregunte a la madre si el niño parece extraordinariamente somnoliento o si no puede despertarlo. Fíjese si el niño se despierta cuando la madre le habla o lo sacude o cuando usted aplaude.

 

Nota: Si el niño está durmiendo y tiene tos o dificultad para respirar, cuente primero el número de respiraciones antes de tratar de despertarlo.

 

Si el niño presenta un signo general de peligro, complete el resto de la evaluación inmediatamente. Este niño tiene un problema grave. Debe administrarse tratamiento con urgencia.