Toxicología

volver

INTOXICACIONES POR MONÓXIDO DE CARBONO EN INVIERNO.
Cómo prevenirlas.

Por el Dr. Scarlato y el Ing. Demaria.

El aumento actual e inevitable del uso de braseros, estufas de kerosene, salamandras, y cocinas -a partir de la crisis energética- puede transformar a estos artefactos en trampas mortales.

Cuando al quemar carbón, madera o cualquier combustible, la cantidad de oxígeno en la combustión es insuficiente, se produce un gas altamente venenoso llamado monóxido de carbono (CO). A diferencia de otros gases que pueden verse u olerse, el CO es un verdugo fantasma que no se deja ver, oler, o percibir de alguna otra manera. Tampoco irrita los ojos ni produce tos. Al inhalarse, se altera la llegada de oxígeno a los tejidos, llegando a producir –en estados avanzados de intoxicación- pérdida de conocimiento y paro cardio– respiratorio.
Cada año cerca de 50 personas mueren en nuestro país como consecuencia de la emanación de monóxido de carbono en cocinas, calefones y demás artefactos de uso doméstico, según datos de Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires.
Como en tantas otras situaciones de riesgo de la salud, “la clave -señalan desde la División Toxicología del Hospital de Clínicas- está en la prevención”. “La consulta periódica a un gasista matriculado, la adecuada ventilación de los ambientes en donde se produce la combustión, la precaución de calefaccionar las viviendas solo durante el día y el apagado de los artefactos como estufas a kerosene y salamandras durante la noche, son algunas de las medidas más importantes para evitar problemas”, asegura el doctor Eduardo Scarlato, Jefe del servicio y agrega: “Una intensa coloración amarilla o naranja en la llama y la aparición de manchas o tiznado cerca de los aparatos pueden ser señales de una mala y peligrosa combustión en la casa.”
Los síntomas de intoxicación por CO pueden ser dolor de cabeza, náuseas, vómitos, confusión, visión borrosa, problemas de coordinación en la marcha, palpitaciones y respiración agitada. “La persona intoxicada puede presentar una intensa coloración rosada que suele confundirse con buen estado de salud o calor cuando -en realidad- es producto de la acción del gas en la sangre”.
La recomendación a seguir en caso de sospechar una intoxicación es abrir las ventanas, salir al exterior y respirar aire fresco. “Es importante acudir inmediatamente a un centro de salud y referir , advierte el profesional. Ya en un hospital, el diagnóstico se podrá hacer mediante un simple análisis de sangre.

Recomendaciones:
El ingeniero Marcelo Demaría, del mismo servicio, sostiene que “la prevención es posible . Estas son algunas de las medidas que habrá que tener en cuenta para evitar accidentes.

Para mayor información puede usted dirigirse a la División Toxicología del Hospital de Clínicas, Av. Córdoba 2351 4to piso. Teléfono 5950-8806.