Prevención Vocal

"Que el mundo no se quede sin voz"

Directora de la carrera
Lic. Ana María Gesualdo

 Cátedra de Educación Vocal


"La voz es el espejo del alma"

Introducción
La Voz es el sonido que se produce en la laringe siendo modificado a través de las cavidades de resonancia. La voz es un acto voluntario, en el que intervienen para su producción y control, multitud de factores, como son, el SNC (sistema nervioso central), la audición, el estado general, y lógicamente los propios órganos fonadores. La única forma de prevenir la aparición de patologías y molestias vocales derivadas del fonotrauma es la promoción de las pautas de higiene vocal. Esta última es entendida como la práctica de conductas vocales que ni dañan ni abusan de la estructura laríngea. Mediante la aplicación de las mismas, reducimos la fuerza o el contacto de las cuerdas vocales disminuyendo así la irritación de la mucosa.

PREVENCIÓN VOCAL

Consejos indispensables
• No carraspear ni toser;
• No gritar; en su lugar: utilizar para llamar la atención palmas, silbidos, silbatos, etc. No hable fuerte pero tampoco susurre
• Evitar hablar de manera prolongada a distancia; en cambio, acercarse para que puedan oírnos.
• Evitar hablar de manera prolongada en ambientes ruidosos; en su lugar hablar cara a cara, colocarse cerca de quien lo escuche, esperar que el entorno esté en silencio.
• Evitar ataques glóticos o inicios de voz tensos y bruscos; en su lugar puede mantener la garganta relajada cuando empieza hablar.
• Dormir de siete a ocho horas, el descanso nocturno mejorará su salud y favorecerá el reposo vocal
• No hablar con frases más largas que el ciclo respiratorio natural; en lugar de ello podrá hablar lentamente y realizar pausas más frecuentemente.
• No exigir la voz más de lo que exigiría al resto del cuerpo; en su lugar es necesario aprender a destinar períodos de reposo durante el día; o no utilizar la voz de manera agotadora si está enfermo o cansado; en ese caso, la voz también se fatiga.
• No tensionar las diferentes partes del cuerpo al tener que utilizar la voz, en cambio deberá: tratar de mantener el cuerpo alineado y relajado para que la respiración sea natural, permitir que el abdomen y la caja costal se muevan libremente.
• No apretar los dientes, ni tensar la mandíbula o la lengua; será necesario para ello aprender a relajar dichas estructuras.
• Tomar agua con frecuencia.
• No abusar de alimentos ricos en grasas, favorecen la sequedad de boca
• No utilizar la voz cuando la note tensa; deberá aprender a estar alerta ante los primeros signos de fatiga vocal: disfonía, tensión de la garganta, sequedad, ardor de estómago, alergias, entre otros.
• No beber bebidas extremadamente calientes o frías.
• No respirar por la boca.
• Tener cuidado con la inhalación de los olores fuertes, productos de limpieza, pinturas, etc. Éstos irritan las mucosas del aparato respiratorio.
• Evitar ambientes cargadas de humo: son irritativos y producen sequedad. El tabaco es el agente más nocivo para la mucosa de la laringe, irritándola de tal manera que las cuerdas vocales pierden movilidad, ya que no se mueven correctamente bajo una mucosa inflamada.
• El aire acondicionado y la calefacción muy alta resecan mucho el ambiente y la mucosa de la garganta
• Evita el uso de la voz en estado de agotamiento o estrés.
• Eliminar la tiza cuadrada. Utilizar tizas redondas, ya que las cuadradas expulsan polvo y pueden resecar la garganta.
• Busque momentos para la relajación sobre todo de los hombros, cuello, laringe y cara
• Si por su profesión tiene que hablar mucho, utilice la regla 60/10: tras 60 minutos hablando, 10 minutos de silencio
• Mantener una postura corporal correcta: espalda, hombros y caderas bien alineados son fundamentales para amplificar la voz y no forzar la garganta
• La técnica vocal deberá ir acompañada de un control emocional, intentando dominar las situaciones, sin un continuo y excesivo esfuerzo vocal.

Estos son algunos de los consejos más útiles que se les puede brindar a todas las personas que reconozcan a la voz como una herramienta importante no sólo de trabajo, sino también de comunicación que, como tal, debe ser cuidada.

La voz es el elemento de trabajo del docente más importante